¿Te gusta este planeta? A mí también, y por eso seguramente tú como yo ya te has planteado la posibilidad de llevar una vida más armoniosa y amigable con el medio ambiente. Con esto en mente, he decidido acercarme a ti a través de este sitio que nos preparé.

Te escribo porque pienso que entre nosotros hay que ayudarnos, motivarnos y apoyarnos, pues este camino tan inexplorado y contrario a la corriente será más sencillo si nos acompañamos; sé que cuando tomaste esta decisión pudiste sentirte perdido e incomprendido, ¡también yo! Es por esto que aquí estoy, para compartirte mis experiencias y consejos y escuchar los tuyos.

Ya en este contexto quiero compartirte en este primer encuentro las siguientes palabras de Víctor Hugo:

“Primero, fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora, es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales

La  primera vez que leí esta cita me encontré reflexionando sobre todos los aspectos que pasamos cuidando a lo largo de nuestras vidas: nos preocupamos por cultivar nuestras relaciones familiares y amorosas, nuestra vida profesional, nuestra salud física y mental, nuestra espiritualidad, nuestro bienestar económico y tantas cosas más, pero a casi todos se nos olvida agregar a todo esto el cuidado de nuestra relación con la naturaleza. Y es que todos tenemos una, estamos ligados a la naturaleza porque nos guste o no, esta es en sí el planeta donde habitamos. Tal vez pienses que tu relación con ella se reduce a un día de campo a las afueras de la ciudad, a una caminata por el campo o a la convivencia con tu mascota; incluso si ninguna de las anteriores aplica a tu caso puede que pienses que no tienes ninguna relación con ella. Pero la realidad es que todas y cada una de las actividades que realizamos tienen un efecto en el medio ambiente y este a su vez, en nuestras vidas.

La naturaleza está hecha de relaciones y como sabrás, en estas, no se puede prescindir de ningún elemento o todo dejará de funcionar; recuerda, por ejemplo, que cuando respiras despides dióxido de carbono y este lo toma una planta para cumplir sus funciones vitales y al final, también ella te lo devuelve en forma del oxígeno que necesitas para vivir. Esta es tan solo una de las conexiones que tenemos con la naturaleza y no obstante, es de gran importancia ¿No crees? Pero tristemente, el ser humano se ha olvidado de esta conexión y vive encerrado en sus muros de concreto, donde es fácil ignorar el impacto que tenemos. Por desgracia, este impacto no se parece mucho al ejemplo de la respiración y las plantas; pensemos, por ejemplo, en TOOOOOOODA la basura que hemos tirado a lo largo de nuestras vidas (esta nunca desaparece del planeta) ¡qué difícil! No creo que alguien sea capaz de pensar en un número exacto y menos de imaginarlo, y es aquí donde reside el problema: nos hemos cegado ante esta realidad.

¿Cada cuándo reflexionamos respecto a esto? Tómate un momento para pensarlo y entonces dime ¿Tenía razón Víctor Hugo? ¿Ha llegado el tiempo de cuidar esta relación?

Piensa bien tus respuestas, piensa con atención en tus actividades diarias, las de tu familia y tus vecinos y la forma en que afectan el medio ambiente ¿Cómo está tu relación con la naturaleza? ¿La cuidas como ella te cuida al darte agua, oxígeno, alimento, medicinas y un sinfín de cosas?

Te he pedido que lo pienses porque creo que este es el primer paso hacia una vida más responsable con nuestro entorno, pues cuando dejamos de pensar en ello resulta fácil renunciar a este objetivo, pero tú ya lo decidiste y no darás vuelta atrás ¿verdad?, me alegra mucho porque aquí estaré yo esperándote para recorrer el resto del camino; será largo y quizá complicado, pero seguramente nos traerá mucha satisfacción ¿Ya estás listo?

 

¡Es bueno compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Es bueno compartir!