La vida escolar comprende una parte importante del total de años que vive una persona promedio ─Yo por ejemplo, ya me he gastado 20 años en la escuela y pronto seguramente estaré de vuelta, ¿tú cuántos llevas?─ durante este tiempo hemos requerido de muchos útiles escolares que muchas veces, especialmente en los niveles más básicos de nuestra educación, no pudimos elegir ni objetar contra ellos. Así que si eres mamá o papá de familia te propongo que analices la lista de útiles que le han pedido a tu hijo/a y busques sustitutos para ellos, una vez que los tengas visita al profesor/a (en la escuela, obviamente) o envíale una nota explicándole que en casa se procura una educación sustentable y que te gustaría sustituir equis elemento por equis alternativa por equis motivo, si tienes suerte, podrías terminar despertando consciencia y generando un efecto dominó (si no eres papá o mamá y simplemente eres estudiante, igual puedes compartir con tus profesores y comunidad estudiantil o sencillamente implementar los cambios a nivel individual). Por ejemplo, te voy a dar unos cuantos motivos “equis”…

  • El primero es que solo en América se desechan aproximadamente 1.6 billones de bolígrafos cada año. Como sabremos, la gran mayoría están hechos de plástico y al no ser reciclados, terminan contaminando los océanos y demás rincones del planeta.
  • El segundo tiene que ver con un ingrediente fantasma, cuando pensamos en caucho, probablemente lo primero que se nos venga a la mente sean los neumáticos de auto, sin embargo, a nadie parece llamarle la atención la existencia de miles de gomas de borrar que se usan diariamente, tanto así que no encontré cifras para compartirte aquí acerca de su consumo, desecho o  impacto ambiental. Sin embargo, sí te puedo decir que el caucho cuando es natural se extrae de árboles en dudosas condiciones y, cuando es sintético, incluye compuestos derivados del petróleo. Además me atrevo a decir que, al menos en mi experiencia, el borrador es un producto que tiende a desecharse mucho antes de que termine su vida útil, pues recuerdo que en la primaria, todos los niños tendíamos a perderlo frecuentemente y al final del ciclo escolar, ya habíamos comprado unos cinco (por favor, díganme si solo era en mi escuela y en mis tiempos).
  • Al tercer punto lo protagoniza el pegamento, el cual supongo que no necesita mucha explicación, pues seguramente todos sabemos que es altamente tóxico y espero que baste solo agregar que entre sus componentes se encuentran compuestos orgánicos volátiles que contaminan el aire. Ni hablar de los empaques plásticos en los que viene…
  • En este cuarto y último punto solo quiero señalar que en los tres anteriores se ha hablado de ese elemento que ya pareciera omnipresente en nuestras vidas: el plástico. Este problema de hecho aplica a casi todos los útiles escolares, como la cinta adhesiva, los juegos geométricos, los marcatextos, etcétera.

Por todo esto, hoy hablaremos de alternativas eco para la escuela.

 

 

1. Lápices y colores en lugar de plumas y marcatextos

Este es quizá uno de los cambios más fáciles que podemos implementar, los lápices están normalmente hechos de madera o papel, lo que los hace menos dañinos al momento de desechar sus residuos, sin embargo, es necesario considerar que tienen un tiempo de vida limitado y que abusar de ellos también tiene un efecto negativo importante en el planeta, pues tan solo en Estados Unidos  se cortan 11600 Calocedros para fabricar 2.000 millones de lápices cada año. Por lo anterior, la regla de oro para el uso de lápices y colores será usar cada pieza por completo y hacerla durar hasta el fin. Cuando los colores ya están híperchiquitos y se vuelve difícil escribir con ellos, te recomiendo que los uses como marcatextos, al menos para mí es más fácil. No olvides además elegir un sacapuntas metálico para complementarlos.

Uso ecológico del lápiz

También te recomendaría que busques alternativas de marcas ecológicas, pero ¿qué tan confiables son las marcas en un mundo atascado de greenwashing?

Yo no meto las manos al fuego por nadie, pero solo por mencionar alguna opción: Faber-Castell dice que cultiva sus propios pinos, eso sí, también dice que estos terrenos antes eran pastizales y no sé a ti, pero a mí no me suena muy convincente eso de alterar un ecosistema. El punto aquí no es asustarte ni dejarte sin opciones, sino hacerte ver que el verdadero impacto confiable será el buen uso que tú le des al producto.

Otra alternativa que me suena, sino más confiable, por lo menos más bonita es Sprout, un lápiz plantable que se convierte en alguna plantita que puede o no ser comestible, con esta opción por lo menos sabríamos dónde han terminado los restos de nuestro lápiz. Bueno, no voy a seguir hablando de marcas, pues hay un montón que dicen ser eco y prefiero dejarlo a tu criterio y según las opciones que tengas más cerca.

Otra alterntiva para remplezar las plumas comunes son los estilógrafos, que así muy rapidito diremos que son una especie de plumas con cartuchos rellenables y lo único que personalmente me preocupa de esta opción es cómo se consigue la tinta, pues hasta donde yo sé, suele venir en recipientes de plástico o, si corres con suerte, de vidrio.

Yo me quedo con los lápices y colores, ¿y tú?

2. Engrudo en lugar de pegamento

Utiliza engrudo para tus trabajos siempre que sea posible, estaría increíble que los profes avisaran cuándo se realizará un proyecto que requiera pegamento para poder ir preparado/a, pues el engrudo dura más o menos dos semana (según mi experiencia) y así no podemos tenerlo disponible todos los días.

engrudo pegamento ecológico

Si no conoces la receta del engrudo, aquí te la dejo:

Mezcla muy bien en un recipiente 1/2 tza. de fécula de maíz, 2 tza. de agua, 1 cda. azucarera de sal y 1 cda. sopera de vinagre de manzana. Lleva la mezcla al fuego y deja que hierva hasta que se vuelva traslúcida.

4. Migajón en lugar de borrador de caucho

Este solía ser un hábito popular y lo único que se necesita es un pedacito de migajón, este se moldea con las manos en una bolita y se frota contra el papel para eliminar los trazos de grafito del lápiz, eso sí, no sirve para borrar colores pero ¿qué goma sí? Lamentablemente al día siguiente ya no servirá, pero si eres de los que diario hace torta o sándwich de lunch, ya tienes asegurado el lote diario que necesitas.

goma de borrar ecológica de migajón

Sí, ya sé que también venden gomas de migajón, pero normalmente están mezcladas con otros ingredientes sintéticos y si se puede hacer mejor al natural, pues que al natural sea…

3. Hojas rescatadas en lugar de cuadernos nuevos

Vamos a ser sinceros, ¿cuántos de nosotros nos acabamos absolutamente todas las hojas de todos nuestros cuadernos de todos los ciclos escolares?, yo creo que nadie. Así que ¿por qué no juntar todas esas hojas que quedaron huérfanas y olvidadas y armar un Frankestain bonito. Solo hay que retirar el espiral y separar las hojas útiles de varios cuadernos, llevarlas a engargolar y listo, incluso tú puedes hacer las nuevas pastas y ponerles todo tu estilo.

cuaderno reciclado

No estará de más recordar que cuando ya sea necesario comprar un cuaderno nuevo, lo mejor es optar por aquellos de papel reciclado.

4. Tips extra

  • Elige reglas y juegos geométricos de madera o metal.
  • Compra mochilas y/o loncheras de segunda mano.
  • Elige productos de buena calidad.
  • Lleva tu propia comida desde casa para no arriesgarte a comprar algo empaquetado o en desechables.
  • Convence a tu grupo (o de tu hijo/a) de separar sus residuos en el salón, no sé por qué no se llevan a cabo este tipo de prácticas en lugares dedicados a la formación de las nuevas generaciones.
  • Si eres madre o padre de familia, dedica un tiempo para enseñar a tus peques la importancia de implementar las técnicas que hemos compartido hoy.

Ya está, esta es mi propuesta, ¿me faltó algo? ¿qué estrategias usas tú para ayudar al planeta desde la escuela?

 

 

 

 

Es bueno compartir

2 comentarios en “A la escuela sin basura: alternativas eco para útiles escolares”

  1. Hola! Está muy bueno tu post! 🙂 empezaré a usar los lápices como destacadores jajaja Pero… qué se podría hacer con los post-it? la verdad es que no soy muy fanática de ellos, pero de vez en cuando si los uso… quizás con restos de revistas se puede hacer algo.. pero para pegarlos?

    Muchas gracias por la info!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *