Los humanos nos las hemos arreglado para construir una sociedad en la que hasta comer natural puede contaminar. Es verdad que la industrialización de los alimentos nos ha facilitado la vida aumentando la disponibilidad de los mismos durante todo el año y casi en cualquier lugar del globo, pero ¿sabemos lo que hay detrás de esas relucientes sandías en pleno invierno?

Para poder producir alimentos fuera de temporada se requieren diversos químicos que ayuden a la exitosa reproducción y maduración del fruto en cuestión, por ejemplo, el etileno se emplea comúnmente para acelerar el desarrollo reproductivo de la piña.

Además, los cultivos fuera de temporada exigen más recursos al no contar con las condiciones óptimas de manera natural, por lo que en algunos casos, se debe simular al ambiente ideal, consumiendo más agua, más energía y más químicos, este es el caso de los tomates cultivados en invierno, que necesitan  sustancias sintéticas desde la germinación para “proteger” la semilla y, más adelante, para  combatir las posibles plagas.

Por otro lado, la mayoría de frutas y verduras fuera de temporada deben traerse de lugares remotos donde se producen, lo que aumenta la huella de carbono derivada de su transporte, asimismo, estos largos viajes requieren que el fruto se coseche mientras aún está inmaduro y una vez llegado a su destino se deben aplicar más químicos para inducir su maduración de forma artificial, otra aplicación del etileno. Pero la presentación también es importante, así que también se enceran las piezas de manzana, por ejemplo.

Así es como terminamos con esplendorosos mangos en noviembre que no saben ni la mitad de bien de lo que lucen. Por fortuna, la naturaleza es sabia y nos ofrece frutas y verduras de temporada que no solo mitigan los aspectos negativos que hemos visto hasta ahora, sino que te ofrecen lo que necesitas cuando lo necesitas

─¿has notado que las frutas de invierno son ricas en vitamina C y las de verano son extrajugosas? ¡Justo cuando lo necesitamos!, ¿no?─

Al mismo tiempo, los especialistas en nutrición aseguran que los cultivos de temporada son más nutritivos, pues reciben dosis menores o nulas de químicos y están más frescos gracias a que no deben viajar desde sitios lejanos. Por si no fuera suficiente, de esta manera también apoyamos a productores locales e impulsamos nuestra economía.

¡Que vivan las frutas y verduras de temporada!

Por todo esto, te comparto un calendario de frutas y verduras de temporada en México. Es importante tomar en cuenta que los cultivos varían según tu ubicación y si no eres de México, seguro habrá uno de tu país en el inmenso mundo del internet.

Calendario rutas de temporada
Calendario de frutas de temporada Fuente: Profeco

 

Calendario de verduras de temporada
Calendario de verduras de temporada
Fuente: Profeco

Ten presentes estos calendarios cada que hagas tu lista de la compra o cuando planifiques tus comidas de la semana, ten por seguro que tu cuerpo y el planeta te lo agradecerán.

 

¡Es bueno compartir!

2 comentarios en “Frutas y verduras de temporada para ti y para el planeta + ECOcalendario de alimentos”

  1. Creo que es muy importante tener el conocimiento de cuáles son las frutas y verduras de temporada, porque además de obtener mayor nutrientes, estaremos disminuyendo la cosecha al no comprar los productos atemporales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Es bueno compartir!